Buscar este blog

lunes, 29 de febrero de 2016

Ejercicio de recarga de chakras y de limpieza de células


Este sencillo ejercicio de recarga y equilibrio de chakras y de limpieza de las células, que se ha ilustrado con dibujos para facilitar su comprensión.



Existen 7 chakras alineados desde la coronilla hasta la base de la columna vertebral o coxis. Es conveniente que estén equilabros ya que si alguno de ellos no lo está, no sólo puede afectar a los demás chacras, sino también a nuestras emociones, entre otros. A cada chacra se le asigna un color.

El color del chakra nº 7 es el violeta. Al chakra nº 7 se le denomina el chacra corona. Se halla situado en la coronilla, en la parte superior de la cabeza y se le asocia con la comunicación con seres superiores, con el Universo y, en general, con el estar dispuesta a que hay algo más allá de uno mismo.

El color del chakra nº 6 es el índigo. Al chacra nº 6 se le denomina el chacra del tercer ojopues está ubicado en el entrecejo, un dedo por encima. Es el chacra de la intuición, la clarividencia o la capacidad de imaginación.

El color del chacra nº 5 es el azul. Al chacra nº 5 se le denomina chacra laríngeo o chacra de la garganta pues es allí donde está situado. Es el chacra de la comunicación y la creatividad.

El color del chacra nº 4 es el verde. Al chacra nº 4 se le denomina chacra corazón pues está ubicado al lado del corazón, en el centro del esternón. Es el chacra de la apertura del corazón, del amor incondicional, la compasión y la conexión con los demás.

El color del chacra nº 3 es el amarillo. Al chacra nº 3 se le denomina chacra del plexo solar y en la boca del estómago, debajo del diafragma. Esta relacionado con el autodominio y la voluntad.

El color del chacra nº 2 es el naranja. Al chacra nº 2 se le denomina chacra sacro y está situado unos cuatro dedos por debajo del ombligo,en el bajo vientre. Está relacionado con las emociones, la reproducción y la sexualidad.

El color del chacra nº 1 es el rojo. Al chacra nº 1 se le denomina chacra base o chacra raízpues está situado en la base de la columna vertebral o coxis. Este chacra se asocia a la seguridad y a la voluntad de sobrevivir. .

Dejamos una práctica fácil para fortalecer nuestros chacras y limpiar nuestras células:


Nos sentaremos en posición de sedestación como en la ilustración que he dibujado o bien también podemos sentarnos en una silla.


Cerramos los ojos, respiramos profundo y conforme nos vayamos relajando, visualizaremos una columna de luz blanca entorno a nosotros, que nos protege durante el ejercicio y que va disolviendo toda la negatividad. Mientras la columna blanca va realizando esta función, nosotros colocaremos nuestras manos cruzadas sobre cada uno de los chacras para recargarlos a la vez que visualizamos en cada uno de ellos su color asociado.

Las manos las colocaremos sobre cada chacra, la una sobre la otra o bien tan sólo tocándose los dedos. Empezaremos por colocar las manos sobre la coronilla para cargar el chacra corona. Luego, visualizaremos un punto de luz de color violeta en esta parte superior de la cabeza, que cada vez se hace más intenso.

Durante la visualización del color de cada chacra, los iniciados en reiki, además, pueden dibujar en las manos el símbolo Choku Rei y copiarlo tres veces, mientras visualizan como se introduce en cada chacra. También pueden dibujarlo al aire y copiarlo tres veces y, luego, visualizar como el símbolo se ensancha y se instala en cada uno de los chacras. Los que no tengan ningún nivel de reiki, pueden seguir visualizando el color violeta en la coronilla de la cabeza, mientras sienten que el chacra resplandece en violeta y se limpia o purifica a la vez que nuestras manos están colocadas sobre este chacra para fortalecer la energía en ese punto.

Después, haremos lo mismo con el siguiente chacra, el chacra del tercer ojo, situado entre ceja y ceja. Bajaremos las manos hasta este chacra y las colocaremos cruzadas, la una sobre la otra o bien tan sólo tocándose los dedos, entre las cejas, para cargar el chacra del tercer ojo –tal y como he dibujado en la imagen- el cual fortaleceremos con nuestra visión interior en color índigo y sentiremos como su resplandor es tan fuerte como el de una estrella.




Acto seguido, bajamos las manos hasta el siguiente chacra. Visualizaremos el chacra de la laringe, situado en la garganta, como un círculo de luz azul, que se va fortaleciendo y purificando, mientras nuestras manos están colocadas sobre esa zona para darle luz y calor.

Bajamos las manos al siguente chacra. Se trata del chacra del corazón, al lado del corazón, el cual visualizaremos como una hermosa luz verde que irradia amor y que la que se va disolviendo cualquier rastro opuesto a este sentimiento. Esta luz verde brilla y su fulgor es tan intenso que nos hace sonreír. Al igual que con los otros chacras anteriores, nuesrtas manos estarán colocadas sobre esta zona o sobre este chacra, tal y como he dibujado en la imagen, mientras visualizamos su luz verde.



Después, seguiremos con el chacra del plexo solar situado en la boca del estómago, debajo del diafragma, cuyo color es el amarillo. Con nuestras manos sobre esta zona, visualizaremos su luz de forma tan intensa que podría confundirse con el sol.

Bajamos las manos al siguiente chacra, el chacra sacro. Visualizamos el chacra sacro con su color naranja, ubicado a cuatro dedos por debajo del ombligo, en el bajo vientre, donde colocaremos nuestras manos para trabajar con este chacra. Su luz es fuerte y poderosa y podemos sentir su calidez en la barriga y en nuestras manos.

A continuación, bajamos las manos al siguiente chacra, el chacra base. Lo visualizamos como un círculo rojo. El rojo es el color de la energía del planeta Tierra y ahora este color está instalado en la base de la columna vertebral o coxis, la localización del chacra base.

Ya hemos equilibrado nuestros chacras. Colocamos ahora nuestras manos sobre las piernas.

Para finalizar, respiramos profundamente y enviamos mentalmente un baño de luz ligeramente blanca, cristalina, pura, transparente a todas las células de nuestro cuerpo para que la vigorice, las limpie y disuelva en ellas todo rastro de toxicidad. Contemplamos a nuestras células felices, fuertes en su baño sanador y restaurador. Este baño de luz sana todas nuestras células por que ellas ahora nos sonríen y nos agradecen este ejercicio de sanación y de amor por nosotros mismos.




La columna de luz blanca que hemos creado al iniciar el ejercicio seguirá con nosotros y nos seguirá protegiendo durante el día.

Namaste
Profesora: Gloria Morelli

sábado, 27 de febrero de 2016

Yoga para el buen descanso

Resultado de imagen para descomprimir el cuello ejercicios de yoga



7 POSTURAS DE YOGA PARA DORMIR BIEN (PARA GENTE QUE NO HACE YOGA)


Seis posiciones y un ejercicio de respiración para practicar 15 minutos antes de apagar la luz, recomendadas por el director y profesor de la Academia Chilena de Yoga, René Espinoza.
Las posturas se pueden hacer en la habitación, arriba de un mat, en una alfombra o en el suelo.
Las seis posiciones aquí expuestas forman parte de las llamadas posturas de descanso o restaurativas, ya que inducen a la relajación y al sueño, al bajar la ansiedad y el ritmo del cuerpo. Para lograr un mejor resultado, se pueden ejecutar usando una almohada.
Cada posición de esta rutina debe mantenerse durante 2 o 3 minutos. Si bien es mejor hacerlas en secuencia, también se pueden hacer de forma independiente. Todas las posturas deben realizarse con los ojos cerrados, con la mente en calma y con un ritmo de respiración pausado, profundo y suave.
1. Viparita karanasana (Postura de revertir el proceso): colocar la almohada pegada a la pared y sentarse sobre ella. Poner la espalda en el suelo y elevar lentamente las piernas para apoyarlas extendidas en la pared, hasta que estén derechas y perpendiculares al torso. Estirar los brazos hacia la cabeza. Los pies deben estar juntos y relajados, los hombros sueltos y el mentón hacia el pecho.
2. Paschimttanasana (Postura de la gran extensión posterior): sentado sobre el mat o el suelo, poner una frazada o manta enrollada bajo las rodillas. Apoyar la almohada sobre las rodillas de forma horizontal y depositar los codos sobre ella con los brazos relajados y estirados. Poner la frente sobre la almohada. Otra alternativa es poner un brazo sobre otro y apoyar la frente encima de las manos.
3. Adho Mukha Vajrasana (Postura del rayo boca abajo): mirando hacia el suelo, sentarse sobre los talones con las rodillas separadas y la punta de los pies juntos. Recostarse y apoyar la frente en la almohada, con los brazos extendidos y las palmas hacia abajo.
4. Unmukhasana (Postura de la cara invertida): situar la almohada bajo la pelvis y recostarse con el cuerpo estirado. Las piernas relajadas con la punta
de los pies tocándose, los hombros dirigidos hacia la cadera, los brazos extendidos en dirección a los pies con las palmas mirando arriba y la cabeza hacia un lado.
5. Savasana (Postura del cadáver): recostarse de espalda sobre el mat y colocar la almohada bajo las rodillas. Dejar las piernas estiradas y ligeramente separadas, los brazos a los costados con las palmas hacia arriba, manteniendo la cabeza recta y los hombros relajados.
6. Supta Baddha Konasana (Postura del ángulo cerrado hacia atrás): poner la almohada en una punta del mat y tumbarse de espalda con las piernas hacia ella. Flexionar las rodillas y juntar las plantas de los pies. Abrir suavemente las rodillas acercando los talones a la pelvis, formando un rombo. Poner los brazos extendidos a los costados del cuerpo, con las palmas hacia arriba.
Respiración Savasana Pranayama para cerrar la sesión: en este ejercicio respiratorio consciente, se utiliza la misma posición Savasana, pero con los brazos y manos en la zona abdominal, tocándose las puntas de los dedos. En esta postura, inhalar en 6 tiempos, retener el aire por 3 tiempos, y exhalar en 8 tiempos, repitiendo el ejercicio 6 veces.


viernes, 19 de febrero de 2016

Yoga Tibetano







Historia del Yoga Tibetano o Yantra Yoga El yoga que tiene su origen en India, fue difundido a Occidente en la época de la segunda guerra mundial. Fue un retorno a su origen ya que el yoga nació en la cultura aria que se trasladó a India hace más de quince mil años, y allí creció a lo largo de los años. Esta disciplina se extendió hacia el Tibet donde se enriqueció con ancestrales técnicas tibetanas. Luego de la invasión de China Comunista al Tibet y de la muerte de miles de tibetanos conjuntamente con la huida de muchos hacia occidente, comienzan a difundirse los ejercicios tibetanos. Recordemos que los grandes yoguis tibetanos ya son muy ancianos y quedan pocos de los que se salvaron de las invasiones chinas.


Los tibetanos han considerado sus prácticas como “secretas”, pero ahora el interés se centra en la difusión de sus enseñanzas, sabiendo que el nuevo estado de conciencia en las personas que practican puede traer cambios positivos al mundo.


El libro “Los Cinco Ritos Tibetanos del rejuvenecimiento” de Peter Kelder (1939), habla sobre una serie de secretos ejercicios que practicaban los lamas de un monasterio en el Tibet y gracias a ello conservaban su juventud y salud. Kelder cuenta que los ejercicios le fueron enseñados por un ex oficial del ejército inglés al cual, a su vez, le habían sido enseñados por un lama del Himalaya. Christofer S. Kilham, autor del libro "Cinco ejercicios tibetanos", es quien en los años 70 re-descubrió el texto de Kelder y lo hizo famoso. Afirma que después de haberlos practicado por dos años aproximadamente, se convenció de que eran algo excepcional.



El yoga tibetano es un yoga dinámico que flexibiliza a la vez que fortalece el cuerpo y se caracteriza por el rejuvenecimiento que va logrando en los órganos internos. Se trabaja en base a posturas que coordinadas con la respiración producen equilibrio endocrino y neurológico. Esto ayuda a la activación de los chakras (centros de energía) aportando mejor estado de ánimo y salud psicofisica. Los lamas aseguraban que en un cuerpo sano los chakras o siete vórtices principales, ruedan a gran velocidad y permiten a la energía vital, llamada también “prana”, fluir hacia arriba a través del sistema endocrino.





Pero cuando uno o más de estos vórtices frena su velocidad, el flujo de energía vital resulta bloqueado, llega el envejecimiento y la enfermedad.


La forma de retomar la juventud, la salud y la vitalidad consiste en estimular el normal movimiento rotatorio de estos centros energéticos por medio de los cinco ritos. Cada uno de ellos es eficaz en sí mismo, pero los mejores resultados se obtienen con la práctica de los todos.


Los chakras o ruedas de energía están localizados a lo largo de la columna vertebral.


El yoga tanto de India como de Tibet buscan la quietud de la mente y de las emociones. Las mismas se controlan a través de la práctica de pranayama (control de la respiración) y asanas (posturas del cuerpo). La practica de cualquier yoga, nos aporta salud a todos los niveles: físico, emocional y mental.


Ello nos trae la verdadera paz y la felicidad que desde siempre hemos buscado y que solamente en nuestro interior podemos encontrar!!!


Beneficios del yoga tibetano


Los cinco ritos tibetanos


Clase completa de Yoga Tibetano


El rugido del león (documental que narra la vida del 16º Gyalwa Karmapa, gran maestro de budismo tibetano. El Karmapa es el líder del linaje Karma Kagyu, uno de los cuatro grandes linajes del budismo tibetano. Los orígenes de su linaje de reencarnaciones sucesivas datan del siglo 13 cuando se comenzó a identificar reencarnaciones de maestros budistas).



Referencias:


Peter Kelder, “Los Cinco Ritos del Rejuvenecimiento” (1936)


Christofer S. Kilham, "Los Cinco Tibetanos" (1985)


Kalu Rimpoche, "Yoga Tibetana" (1986)